domingo 23 de abril de 2017
Dos décadas ganadas
23-04-2017 Fernando Mayorga
La Razón, 10 de abril de 2016

"Investigar formando, formar investigando". Con esa elemental y compleja consigna se ejecutó un programa, durante más de dos décadas, dirigido a fortalecer la investigación en el área de las ciencias sociales. Todas las personas y personajes del mundo académico lo conocemos como "el pieb". Un peculiar programa sin cuya existencia sería impensable la actual capacidad investigativa en el campo de las ciencias sociales. Un carácter peculiar que tiene marca de origen, porque la cooperación internacional holandesa apostó a financiar un programa bajo la dirección y administración de la propia comunidad académica boliviana, que definió las líneas de investigación y, precisamente, su carácter estratégico. Confianza, autonomía, transparencia e innovación: condimentos indispensables para explicar la persistencia y enriquecimiento de una experiencia que transita más de dos décadas de existencia. Ese aspecto peculiar resalta aún más puesto que "el pieb" fue inmune a la crisis y transición estatal de los últimos 15 años; más bien su aporte investigativo fue decisivo para la intelección de los procesos de transformación social que vivió y vive el país.

Estos días circula un par de textos que sistematizan esa inédita experiencia de vínculo entre formación e investigación -la experiencia más importante: por pionera y resultados- cuyo éxito puede resumirse en un dato: más de 300 libros publicados. Y detrás de cada libro publicado se puede rastrear un equipo de investigadores en acción, un proceso formativo en marcha, un espacio de debate con la sociedad, muchas respuestas y preguntas en torno a ejes de investigación, múltiples propuestas para orientar políticas públicas. Ahí radica el carácter estratégico de un programa que, además, incentivó la forja de (comunidades de) investigadores en varios departamentos, sobre todo en las regiones más débiles en recursos humanos profesionales y con escasas condiciones para encarar investigación social. Las regiones ajenas al eje troncal del país tuvieron un apoyo preferente, así como los y las jóvenes, con convocatorias específicas para cerrar las brechas regionales y generacionales que se reproducen en todas las esferas del país.

Precisamente la metodología de concurso mediante convocatoria pública fue una marca del Programa de Investigación Estratégica en Bolivia (PIEB), que nos enseñó a competir entre investigadores/as a través de la calidad de los proyectos con los temas propuestos en las convocatorias. Uno de los textos, elaborado por Víctor Orduna, expone esa veta de logros en producción de conocimiento bajo el título: Incidencia y aportes del PIEB. 20 años por los caminos de la investigación en Bolivia: 1994-2014.

El segundo texto recupera otro aporte, quizás menos tangible pero igualmente sugerente, aquel referido a la cosecha del aprendizaje de una tarea que permitió configurar un modelo propio para encarar los procesos investigativos contemplando todas sus fases y diversas aristas. Su título lo sintetiza de mejor manera: Modelo de gestión de investigación estratégica en Bolivia. Sistematización de la experiencia del PIEB: 1994-2014, un volumen coordinado por Godofredo Sandoval (director ejecutivo de este programa y máximo responsable de sus logros) y que contiene aportes de Carlos Toranzo, Mario Yapu, Mabel Franco y Virginia Ayllón que evalúan diversos tópicos para diseñar lo que se fue forjando en el camino: un estilo de organizar la investigación que tiene marca registrada y del cual nos beneficiamos -con orgullo- investigadores de todas las latitudes.


NOTICIAS RECIENTES
 
visitante nº
  2382645  
 
© Página Institucional PIEB
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601.
Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235
La Paz - Bolivia