Foto encabezado

 
Volver

PROYECTO


El grupo de investigación sobre “ARQUITECTURAS EMERGENTES” viene realizando su trabajo en torno a las construcciones que se incrementaron durante los últimos años en El Alto. Al parecer estas casas son el resultado de una negociación intersubjetiva entre los diferentes actores que la posibilitan: dueños(as) de casa, albañiles, arquitectos y funcionarios de la Honorable Alcaldía Municipal de El Alto. Este modo de diseño colectivo hace visible una matriz cultural propia, con bases comunitarias, que es diferente a la del pensamiento moderno occidental. Particularidad que además de generar un diseño arquitectónico logra expresar la producción de una estética y una cultura verdaderamente original, innovadora y auténtica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

JUSTIFICACIÓN TEMÁTICA

La preocupación por la presencia de una arquitectura emergente es algo que está siendo tema de debate en la comunidad: el Estado y sus representantes, los municipios; la académica, arquitectos, sociólogos y antropólogos y el mundo de la vida cotidiana, incluidos gestores culturales.  Desde hace algún tiempo las alcaldías se ven obligadas a declarar amnistías para que las casas fuera de norma regularicen su situación, muchas de las construcciones que estudiamos responden a este patrón. Los académicos celebran esta arquitectura irónicamente o la condenan, de todos modos no pueden evitar referirse a ella.  Y la gente que es testigo del modo cómo el paisaje del espacio público va cambiando expresa su gusto o rechazo.  La sociedad en pleno se refirió a este tipo de construcciones, a su estética.  ¿Cuáles son los mecanismos culturales que lo hacen posible?, ¿desde ella se comienza a gestar procesos de integración?


Cuando procuramos observar lo que acontece con la emergencia de este nuevo tipo de estética arquitectónica, en este caso en las ciudades de El Alto y La Paz, vemos que al parecer extraña a la mirada occidental la misma inicialmente no fue comprendida.  Durante el proceso de elaboración del proyecto fuimos testigos de que sistemáticamente se la entendió como un abigarrado y yuxtapuesto conjunto de elementos puestos sin planificación; esa misma línea de pensamiento, en su punto más condescendiente, llegó a considerarla arquitectura.  Entonces se la llamó “arquitectura chola” o “arquitectura huachafa” (Villagómez), aunque esa lectura procuró evadir la categoría de “kitsch” su preocupación por la misma fue inicialmente estética y su posicionamiento social no pudo evitar el uso de una categoría despectiva.  Entonces se la procuró leer como un elemento de la curiosidad y producción folklórica, sin tener en cuenta que se trata de la expresión de una forma de vida; se trata de un modo de ocupar el espacio, significar con él y por consiguiente se trata de una forma de interrelacionarse con el entorno social y con la territorialidad.  Ese modo de comprender y dibujar lo cotidiano, Deleuzze diría escribir, incluso en su yuxtaposición condiciona la integración cultural y hace a lo intercultural.
Nuestro interés por esta arquitectura va más allá de la mera preocupación por su estética, va a procurar comprender los mecanismos que la hacen desde su sustrato intracultural –pues la misma surge en los sectores populares de la población- y en su interés por relacionarse con otros ámbitos sociales, su vocación intercultural.  Se trata de comprender cómo desde la construcción del espacio privado, la casa que se ocupa cotidianamente, comienza a hacerse visible un proceso de integración, aunque siempre en conflicto y mediado por el poder y las desigualdades sociales y económicas.  También podemos identificar que existe una reconfiguración en los usos y los significados que se producen respecto a los ambientes tradicionalmente arquitectónicos, el ejemplo más palpable respecto a la misma está en el destino que tuvo el living abierto, como nos pregunta Simón Yampara, ¿se trasladó a la sala, al patio, a la terraza, a la calle?  Lo que nos interesa al preguntarnos al respecto es el uso y las funciones que traducen estos diseños, por ejemplo explicar, algo que a otras miradas parece una omisión imperdonable, la ausencia de baños por pisos ¿Desde estas casas comienza a esbozarse la autoafirmación dentro de la ciudad?  Si los sectores populares normalmente están compuestos por migrantes del área rural ¿con estas construcciones comienza a materializarse un nuevo discurso de adscripción a la vida urbana?, ¿Sus ocupantes en el afán de ser diferentes articularon estética que en su heterogeneidad responde a una colectividad?


Esta investigación aportaría no sólo a la reflexión académica de la arquitectura, sino ayudaría a comprender cómo se representa en esta arquitectura los procesos de integración en tres de sus facetas: el impacto sociocultural de la economía nacional y local, su posible confrontación con la norma y la academia y la identificación de los motivos sociales para el uso de códigos estéticos particulares.


En relación al impacto sociocultural de la economía procuraremos comprender cómo la dinámica económica generó nuevos actores sociales, por ejemplo los comerciantes de la Ceja y la Feria 16 de Julio, que se potenciaron a consecuencia de las reformas económicas de los ochenta ; siendo este sector uno de los más importantes promotores de esta arquitectura, para nosotros no es casual que su tránsito a la ciudadanía entre otros factores, tenga que ver con la consolidación de su modo de asentarse en la ciudad.  El factor sociocultural de la investigación entonces será transversal, toda vez que está involucrado con lo estético, lo económico y la confrontación con la norma.


En el tránsito hacia la reflexión sobre la problemática con la norma y la academia veremos cómo ni la norma, ni la reflexión académica se adecuan a esta arquitectura; aunque podríamos decir que hay un distanciamiento en relación a la práctica procuraremos identificar los puntos donde se puede contribuir al dialogo y a partir de los cuales se pueda facilitar la adecuación de la norma urbanística y la reflexión académica en procura de construir algo para la colectividad. Siendo que la norma y la academia son el resultado de una forma, en este caso moderna, de habitar y ocupar el espacio, en este trabajo indagaremos sobre alternativas que se esbozan, procurando generar un dialogo entre concepciones distintas de mundo. Pensamos que empíricamente la construcción de estas casas procuran la elaboración de un lenguaje, ahora estético, de integración y aporte.


Entonces nuestra preocupación por la estética no a describirla, sino a entender cómo ella significa y cómo, incluso llega a significar para nosotros tematizarla.  En este caso la estética se vuelve fundamental porque ella es la catalizadora de deseos, formas de ocupara el espacio y, por consiguiente, mecanismos de construcción de especificidades. Finalmente su inclusión e imposición es la que posibilita procesos de integración, pero también de diferenciación.  Constituyendo, como un punto visibilizado en forma de discurso de lo que hace a la especificidad de una forma de integración.


Como podemos advertir la investigación aportaría en la disciplina arquitectónica, toda vez que en el caso boliviano todavía no se hizo una lectura integral que relacione lo sociocultural, económico y lo estético.  El aporte en las ciencias sociales no lleva a pensar que se puede comprender, desde una emulación de descripción densa, lo que constituye como intercultural e integradora a este tipo de arquitectura.  Finalmente veríamos cómo se construyen nuevos procesos de integración con la emergencia de nuevos actores sociales, que cierto sector llamó la “burguesía chola”, que al construir sus casas gestan nuevas formas de comprender y hacer la integración y diferenciación.  Esta reflexión procuraría interactuar con ellos e involucra a los diferentes sectores que forman parte del tema como: El Colegio de Arquitectos de El Alto y La Paz, la HAM de El Alto, el Instituto de Investigaciones de la Facultad de Arquitectura, Artes, Diseño y Urbanismo – UMSA, Universidades Privadas de El Alto como la UBI y la UDABOL.

 

OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN

OBJETIVO GENERAL

 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 

BALANCE DEL ESTADO DE LA INVESTIGACION

La reflexión sobre la arquitectura en Bolivia
Al parecer los trabajos de investigación sobre arquitectura en Bolivia, en los últimos 10 años son pocos.  A esto se suma el hecho de que la investigación es abordada desde escasos campos y en algunos casos son muy específicos de arquitectura, lo que deriva en una visión reducida de lo que acontece con fenómenos arquitectónicos con una fuerte implicación cultural, como es nuestro caso.


Son frecuentes las revisiones que se hacen desde: lo urbanístico, lo histórico, lo estético, etc.  Como resultado tenemos aproximaciones con una visión académico-normativa, a excepción de algunos trabajos que consideran aspectos que podríamos decir tienen algún otro componente que brinda nuevas luces, pero llega a pesar más la escuela y al final estas intenciones quedan sumidas en la visión general.


Es en este sentido que podemos ver el trabajo de distintos autores como: Álvaro Cuadros con sus libros La Paz, La region metropolitana andina; Javier Seoane y Carlos Urquizo con sus informes “Jacha marka proyecto metropolización de La Paz”, “La metropolización un reto del siglo XXI”, Carlos Urquizo Huici con el libro Metrópoli Andina; Carlos Villagómez con el artículo “La expresión urbana en Bolivia”; Cecilia Scholz con el artículo “Podemos reconciliarnos con La Paz”.  Estos trabajos nos muestran la arquitectura desde o con criterios propios del urbanismo, ya sea que se hagan comparaciones entre nuestro medio y otros,  se analice la norma como instrumento de planificación urbana, se busque hacer critica, hablar de alguna propuesta urbana en particular, o esbozar algo sobre un sector en específico de la población, el tema central es el urbano, en un intento de mejorar y consolidar la norma impuesta.  En este sentido podemos ver un limitado aporte en estos trabajos sobre un aspecto; no es desconocido el hecho de que hay rupturas evidentes entre la sociedad y las normas, y se busca resolver estas rupturas tratando de que la población se ajuste a la norma, cuando los ejemplos, cada vez mas crecientes, parecen más bien cuestionar la norma, en cierta medida proponer su obsolescencia.  En este punto parece justo preguntarse ¿la norma esta para servir al ser humano o el ser humano está para servir a la norma?, esta pregunta parece adquirir más fuerza en un medio cuya carga cultural es tan fuerte como el paceño y boliviano.  La idea no pasa por reformular toda la norma, sino mas bien, por identificar los aspectos más conflictivos y en cierta medida injustificados, esto en oposición al medio cultural y replantearlos desde una visión más local, que responda a los criterios, aspiraciones y posibilidades de nuestra sociedad y el medio físico que la soporta.


Por otro lado, trabajos como los de: José de Mesa con su artículo “Arquitectura contemporánea en Bolivia 1940-1990” y con el libro La arquitectura contemporánea en Bolivia José de Mesa y Teresa Gisbert con el libro Arquitectura andina José de Mesa, Teresa Gisbert y J. C. Calderón con el artículo “Las iglesias coloniales de La Paz”; Javier Escalante con el libro, De la Caverna a la Metrópoli 500 años de arquitectura Teresa Gisbert y José de Mesa con el artículo “Arte, arquitectura y urbanismo”; Gustavo Medeiros con el artículo “Arquitectura en Bolivia una aproximación a lo conocido” y con el libro Arquitectura en Bolivia una aproximación a lo desconocido todos hacen una revisión histórica, más allá de que se trate de un pasado lejano o reciente, en algún caso se añade el componente interpretativo arqueológico y en otro se hace una revisión de la producción a partir de criterios occidentales de diseño.


En el caso particular del arquitecto Carlos Villagómez con el libro La Paz ha muerto: arte, arquitectura, ciudad se tiene un trabajo con clara intención crítica, desde un ámbito académico, mostrándonos la ausencia de propuestas que respondan a cánones y paradigmas académico-occidentales en nuestro medio.


El libro Arquitecturas hoy en Bolivia: prácticas y estéticas urbanas es resultado de la preocupación del Espacio Simón 1. Patiño por la producción al respecto de la arquitectura en el país. Este libro reúne ensayos y muestras de hechos arquitectónicos a nivel nacional, particularmente el eje central - La Paz, Cochabamba, Santa Cruz -.  Esta muestra responde a los criterios que priman en ámbitos académicos, no es extraño, los profesionales que intervienen han sido formados con una visión occidental, entonces, el momento que deben referirse a la arquitectura local lo hacen desde ese espacio, buscando (en ámbitos de propuesta o de revisión) cánones que respondan a criterios occidentales. Desmereciendo aquellas arquitecturas que no responden al rigor occidental, si bien se manifiesta una intención de validarlas, queda claro que se lo hace desde la misma visión, pues se la muestra en oposición a lo que se denomina como “Arquitectura Oficial”; pero oficial por que responde a criterios académicos o porque se trata de la producción profesional del autor de el ensayo siendo definido lo demás como “Arquitectura Chola”.  Entre líneas se puede ver que el autor entiende que es una manifestación que carece de aportes pues el único aporte que se pretende encontrar es Estético, desconociendo usos y costumbres que según creemos parecen redefinir la arquitectura, esto en la medida en que la reconfiguración de espacios con apropiación de tecnología se presta muy bien como metonimia de la cosmovisión propia, local y portadora de cultura.


Investigación  sobre arquitectura
Si bien el tema de las arquitecturas emergentes es constantemente mencionado, ya sea en las aulas de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Mayor de San Andrés, por profesionales arquitectos en reuniones institucionales, o charlas de café, no se tienen documentos que respondan a la complejidad que implica el tema, ni a la formalidad que requiere un trabajo de investigación extenso.


Respecto al tema tenemos trabajos como el del Arquitecto Carlos Villagómez en su ponencia: “Paradojas arquitectónicas en La Paz Bolivia” - presentada durante las “Jornadas de Reflexión Sobre Arquitectura” con el tema “El Arquitecto y la Ciudad. Una reflexión entre ética y estética” realizada el 23 de febrero de 2005 - hace una aproximación desde un ámbito estético y nos muestra, (después de una revisión de su trabajo profesional - a lo que él llama Arquitectura Oficial-) esta arquitectura en comparación con muestras de arquitectura clásica europea, utilizando las dos categorías fundamentales de la estética: lo bello y feo, con una modificación reemplazando así la categoría de lo bello por lo bonito.  La interpretación que hace utilizando estas dos categorías está organizada desde un punto de vista académico-personal, sin dejar claro el referente teórico que acompaña esta lectura, sin embargo propone algo que nos parece rescatable, repensar la estética desde nuevos códigos. Aunque deja claro el hecho de que esta arquitectura y su estética pertenecen a un sector específico de la población, el momento de abordar el tema lo hace desde el ámbito puramente estético y pese a que muestra intenciones de aproximarse a esta población y comprenderla, hay una distancia que queda visiblemente expuesta, ya que el momento en que debe referirse a la producción arquitectónica de este sector, hace uso de términos peyorativos; como “arquitectura chola”, o “huachafa” o hace afirmaciones como: “En la delirante arquitectura paceña, una columna posmoderna puede coexistir con una ventana de la modernidad, como también pueden cohabitar unas cariátides de pacotilla con un cristal flotado”, “Sin un lenguaje discernible ni organizado, los edificios de la Estética Chola son una mezcla delirante de colores y detalles que se identifican con la incorporación irracional y profusa de mensajes”(Villagómez, 2003: 49). Esta visión cargada de prejuicios académico-occidentales limita estas lecturas, que más que entender la arquitectura como manifestación de un complejo cultural busca cuestionarla en términos de una estética que no le son propios.


El arquitecto Villagómez inicia además las actividades de una fundación que busca trabajar sobre la estética en distintas manifestaciones, esta institución que parece nacer con un fin noble, lleva un nombre que no parece casual: Fundación de Estética Andina FEA. No tenemos claras las actividades que lleva a cabo la fundación más allá de la acumulación de información.
Otro trabajo que encontramos es la tesis de postulación al grado de licenciatura de Leonor Cuevas, tesis asesorada por el arquitecto Villagómez, documento presentado en la gestión 2006. Esta tesis toca el tema de esta arquitectura, nuevamente con la limitante de buscar entender el fenómeno desde lo estético, aunque reconociendo que el fenómeno responde a un sector muy particular de la sociedad, se limita el análisis a una revisión de lo estético.
En conclusión podemos ver las limitaciones de los trabajos sobre arquitectura. Cuando se toma la arquitectura como tema se busca legitimarla a partir de códigos estéticos, cánones académicos y normativos, occidentales. Limitando la producción a esos espacios desmereciendo el rol de la arquitectura como muestra de un complejo cultural. No decimos nada nuevo al afirmar que la arquitectura como manifestación cultural, responde a un tiempo y espacio y que son propios de un sector sociocultural con criterios figurativos o normativos, muy particulares que no precisamente van a responder a los impuestos por la academia. Para una comprensión amplia del fenómeno arquitectónico es necesario verla como manifestación plena de usos y costumbres, modos de vida, de apropiación de códigos de representación (estéticos y simbólicos), porque no decirlo de reterritorialización, en última instancia como manifestación de interculturalidad. Es ese espacio donde convergen distintos actores, desde la prefiguración del objeto, pasando por la implementación del mismo, hasta el momento en que ocupa un lugar en el paisaje urbano.

 

     ESTRATEGIA METODOLÓGICA

¿Cuáles son las problemáticas centrales que la investigación pretende escudriñar, sus componentes o contenidos y la relación entre ellas?
La investigación sobre las ciudades contemporáneas parte del presupuesto de que existe una crisis urbana que no puede ser pensada como el resultado de un proceso lineal y más bien procura revisar su complejidad. Así el fenómeno urbano en los casos de El Alto y La Paz requiere un diálogo interdisciplinario que procure superar los límites entre ciencia, técnica, sociedad y cultura. En este sentido investigar sobre las arquitecturas emergentes supone un desafió mayúsculo cuando entrelazamos, a la necesidad de esa reflexión, el problema intercultu